¡Deja de hacer el machango!

  • ¡Ponte serio y deja de hacer el machango!
  • ¿Qué?
  • ¡Que dejes de hacer el machango de una vez!
  • Es que no te entiendo, ¿qué significa machango?

¿Cuántos de vosotros, queridos lectores, os habéis preguntado ya qué significa la palabra machango?

Puede ser que algunos de vosotros ya os estéis riendo porque entendisteis el significado. Sin embargo, si esta palabra no aparece en vuestro vocabulario, no os vayáis, ¡esperad! Yo tampoco estaba familiarizada con su significado, pero después de algunas búsquedas debo afirmar que me resultó mucho más clara y, por eso, intento exponeros mis observaciones.

No busquéis en el Diccionario de la lengua española (DLE), pues allí la palabra machango no aparece. Lo que encontramos en el DLE son dos entradas: machanga y machar. Machanga es una palabra coloquial despectiva cubana, sinónimo de marimacho, que se define como ‘una mujer que en su corpulencia o acciones parece hombre’. Por otro lado, machar significa ‘golpear algo para deformarlo, aplastarlo o reducirlo a fragmentos pequeños sin llegar a triturarlo’.

Tampoco el Diccionario de americanismos aporta mucho, pues se especifica que machango en Venezuela significa ‘machín, mono’; en Puerto Rico, ‘chango, ave’. En Cuba tiene un significado despectivo de ‘hombre vividor que rehúye el trabajo y las obligaciones’. Probablemente, este no es el único significado con el que cuenta la palabra machango en Cuba. De hecho, el CORPES XXI propone algunos ejemplos bastante actuales (de 2006): “Allí estaba esperándome un machango imponente en jeans recortados y camiseta sin mangas. Con unos brazos musculosos”. Así mismo, aparece el significado despectivo documentado en el DLE: “Me gusta un machango guapo, aunque se vista con trapos de mujer.”

La búsqueda no para aquí. La palabra machango aparece también en el Corpus del Diccionario histórico de la lengua española, pero hay solo tres entradas (de cuatro) que nos interesan y todas ellas resultan ser de 1957. A modo de ejemplo, propongo una de ellas: “Toma, Candelaria, pa que le compres alguna cosa a tu machango”. Aquí probablemente significa ‘niño’, sin ningún sentido adicional peyorativo.

Pero ¿qué pasa en las islas Canarias? Pues, en la Academia Canaria de la Lengua se afirma que la palabra machango procede del español de América y que es una voz propia del español de Canarias que presenta los siguientes sentidos: “1. Persona de poco seso y ridícula. 2. Despectivamente, niño. 3. Figura humana o de animal hecha de cualquier materia, o pintada o dibujada, realizada sin ningún esmero”. Nuestra expresión, pues, hacer el machango significaría ‘hacer el ridículo’.

  • Está bien, gracias. Ahora me queda mucho más claro. Entonces, dejaré de hacer el machango en en … ¿dónde? ¿en todos los sitios de las islas Canarias?

Pues, por aquí continuaría la búsqueda. Antes de que os deje, no olvidéis que existe también la palabra machangada, que deriva de machango y tiene los siguientes sentidos: “1. Gesto o ademán gracioso o grotesco. 2. Dicho o hecho fútil o poco formal, que suele ser enfadoso. 3. Dicho o hecho de poca entidad o sustancia propio de niños.” Por consiguiente, espero que esto no sea parecido a una machangada.

Escrito por Katerina Kirova en el marco del curso Problemas de dialectología hispánica: el español en Canarias.

Schreiben Sie einen Kommentar

Ihre E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.